Chinatown II

Chinatown II

Desde la calle una ventana siempre es una puerta. Una puerta hacia dentro. Adentro de otras vidas. Vidas de quién, de quiénes, distintos, suponemos, de nosotros. La escalera nos llama: un, dos, tres, cuatro: cuatro pisos, cuatro puertas, cuatro signos. Cuatro por cuatro por cuatro. Son tantos los viajes sentada aquí, enfrente de esta luz que se repite –cuatro por cuatro por cuatro- haciendo ¿realidad? ese edificio.

Ada Salas

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.